El regreso del Principito

Os dejamos un bonito cuento para fomentar en los más txikis la aceptación personal y de las personas que son diferentes a nosotros.

¡Esperamos que os guste!

LA ESTRELLA CAIDA


El principito llevaba horas observando aquellos puntos luminosos que le intrigaban y seducían.


Cuando los observó por primera vez le parecieron todos iguales pero, dedicando el tiempo suficiente, llegó a descubrir diferencias entre todos ellos. Tenían distintos tamaños, brillaban de distinta manera. Algunos eran blancos como la nieve, otros amarillos como el sol…algunos parecían incluso transparentes, como diminutas gotas de agua. De pronto uno de aquellos puntos comenzó a acercarse a él. En su recorrido fue cambiando de tamaño y de color. El punto que lejano brillaba azulado se tornó rojo, verde y amarillo para acabar tomando de un blanco traslúcido hasta caer justo a su lado. El principito lo tomó entre sus manos con delicadeza.


-¿Quién eres?-le preguntó

-Soy una estrella caída- dijo el puntito

-¿Y por qué lloras?

-Porque soy diferente a las demás y me gustaría ser como ellas

-¿Ser como ellas?, ¿como cuál de ellas?


El principito no entendía a la estrella caída. Él, que había dedicado horas interminables observando las estrellas, sabía que todas ellas eran distintas entre sí. Por eso no entendía lo que su nueva amiga le decía. ¿Cómo pretendía ser igual que las demás si todas eran diferentes?


-¡Quiero ser normal, como todas!, ¡Quiero poder volar como ellas!

-Tú eres única, como todas las demás. Además puede que no puedas volar pero gracias a ello hemos podido conocernos.


El principito se preguntó porqué aquella estrella se fijaba en sus limitaciones en lugar de disfrutar de las capacidades que poseía.

#principito #aceptación #cuento

Entradas destacadas
Entradas recientes